Manos y abrazos

manos

Una vez al año ocurre algo diferente.

Una vez al año todo huele a leña recién cortada, a fuego, a manta, a olor de madre, a nostalgia, y, quizás en algún momento, a pena, a pérdida, a soledad.

Es esa única vez del año donde todos nos volvemos más cercanos, más queridos, más sensibles. Más humanos.

Es esa única vez del año donde somos capaces de perdonar. De volver. De olvidar. Pero nunca dañar.

 

Y una vez más no quería perder la oportunidad de felicitaros la Navidad.

 

No caeré en lo típico. No desearé cosas que no dependen únicamente de vosotros, como el amor, o la felicidad.

Tampoco os desearé cosas como la riqueza o el trabajo.

Os voy a desear algo más sencillo. Algo que depende de vosotros. Algo que se puede hacer cada día, a cada segundo, pero que parece que solo nos acordamos en estas épocas.

Deseo que puedas tener una mano a la que agarrarte, fuerte, sin miedo, sin prejuicios ni complejos. Pero deseo, además, que tú puedas ser esa mano para alguien; para tu pareja, tus hijos, tus padres, tus amigos…

En definitiva, deseo que nunca te falte una mano a la que agarrarte.

 

Deseo que, además, seas una persona rica en abrazos. Deseo que cada vez que estés triste, que te sientas solo, abandonado, rendido, tengas unos brazos que te hagan olvidar todo eso, y que te hagan recordar que, al final, todo pasa.

Deseo, además, que seas consciente que TÚ eres esos brazos para alguien. Deseo que recuerdes que, para alguien, tú eres ese lugar seguro, esa calma, ese calor, ese amor.

En definitiva, deseo que nunca te falte unos brazos que te recuerden el hogar.

 

Deseo, y esto créeme que lo deseo sobre todas las cosas, que no se te olvide lo importante.

Que no olvides, nunca, que un aprobado o un suspendido no nos definen. No marcan quienes somos.

Que una pantalla puede ser entretenida, divertida, e incluso erótica. Pero nunca, jamás, déjame decirlo bien alto, JAMÁS, va a sustituir a las personas, a tu madre, a tu padre, a tus hijos o a tus hermanos.

Deseo que recuerdes que tenemos dos orejas y una sola boca para escuchar más, y hablar menos.

Deseo que recuerdes que, muchas veces, no necesitamos que nos recuerden que nos hemos equivocado, necesitamos, únicamente, que nos digan que lo podemos hacer mejor.

Deseo que recuerdes que todos nos sentimos solos a veces, vencidos, anulados, abatidos. Sé amable. Siempre.

Deseo que recuerdes, si eres padre o madre, que tus hijos no recordarán nunca lo mucho que trabajas, las leyes que impones, o los gritos que emites. Recordarán los juegos, los cuentos, las bromas, las confidencias, y la seguridad que les das a cada segundo.

Deseo que recuerdes, si eres hijo, que muchas veces nuestros padres se pueden equivocar, o pueden dejar de comprendernos. Pero recuerda, que incluso en esos momentos, nos están amando. Con locura.

 

Deseo, entre tantas cosas que te estoy deseando, que inviertas menos horas en tu trabajo, y más horas en ver crecer. A tus seres queridos, a las plantas, a los animales, a ti mismo.

Porque entre tantas cosas que te deseo, deseo que crezcas. Que leas. Que viajes. Que experimentes. Y, sobre todo, que te rías. Que te rías hasta que creas que vas a vomitar.

Deseo además que te perdones. Cada día si es necesario. Recuerda que el pasado, pisado. Todos nos hemos equivocado, y todos, incluso tú, tenemos derecho a olvidar y seguir.

 

Deseo que nunca te rompan el corazón. Y si ha ocurrido, deseo que seas consciente de lo bonito y bonita que eres. Que otro amor vendrá, y que todo, absolutamente todo, pasa. Incluso esto.

 

Permíteme desearte algo más.

Deseo que si has perdido seres queridos, recuerdes lo bueno, las lecciones, los mensajes. Y dejes pasar la pena, a tu ritmo, a tu tiempo. Recuerda que ellos tuvieron la oportunidad y la belleza de vivir. Ahora te toca a ti.

 

Deseo que en estas fechas mágicas, en definitiva, seas feliz.

Con una mano a la que agarrarte.

Con un abrazo.

Con más tiempo.

Con besos.

Con perdón.

Y con muchas ganas de crecer.

 

¡Feliz Navidad!

 

3 comentarios sobre “Manos y abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s